06MIE

De la feria.
Dn 3, 1. 4. 5-6. 8. 12. 14-20. 24-25. 28; [Sal] Dn 3, 52-56.

Evangelio según San Juan 8, 31-42

Jesús dijo a aquellos judíos que habían creído en él: “Si ustedes permanecen fieles a mi palabra, serán verdaderamente mis discípulos: conocerán la verdad y la verdad los hará libres”. Ellos le respondieron: “Somos descendientes de Abraham y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo puedes decir entonces: ‘Ustedes serán libres’?”. Jesús les respondió: “Les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado. El esclavo no permanece para siempre en la casa; el hijo, en cambio, permanece para siempre. Por eso, si el Hijo los libera, ustedes serán realmente libres. Yo sé que ustedes son descendientes de Abraham, pero tratan de matarme porque mi palabra no penetra en ustedes. Yo digo lo que he visto junto al Padre, y ustedes hacen lo que han aprendido de su padre”. Ellos le replicaron: “Nuestro padre es Abraham”. Y Jesús les dijo: “Si ustedes fueran hijos de Abraham, obrarían como él. Pero ahora quieren matarme a mí, al hombre que les dice la verdad que ha oído de Dios. Abraham no hizo eso. Pero ustedes obran como su padre”. Ellos le dijeron: “Nosotros no hemos nacido de la prostitución; tenemos un solo Padre, que es Dios”. Jesús prosiguió: “Si Dios fuera su Padre, ustedes me amarían, porque yo he salido de Dios y vengo de él. No he venido por mí mismo, sino que él me envió”.

Tanto amor
La angustia de Jesús en Getsemaní recoge el rumor de todas las oraciones desesperadas de la historia. Seguro que también algunas de las nuestras.
Es tiempo para comprender a los hombres atrapados en sus laberintos. Caifás y una seguridad convertida en ley muerta grita: “¡Culpable!”. Herodes y una banalidad convertida en hastío grita: ¡Culpable!». Pilatos y una conveniencia egoísta elige lavarse las manos y grita: «¡Culpable!».

Todas las heridas convergen en ese camino hacia el Calvario. Y en la cruz convergen la tristeza, el silencio, la derrota, la esperanza, el desierto, tanto dolor, tanto miedo… tanto amor.

J.M. Rodriguez Olaizola, SJ.