23MAR

De la feria.
2Tes 2, 1-3. 14-17; Sal 95, 10-13.

Evangelio según San Mateo 23, 23-26

Jesús habló diciendo: “¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que pagan el diezmo de la menta, del hinojo y del comino, y descuidan lo esencial de la Ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad! Hay que practicar esto, sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que filtran el mosquito y se tragan el camello! ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que limpian por fuera la copa y el plato, mientras que por dentro están llenos de codicia y desenfreno! ¡Fariseo ciego! Limpia primero la copa por dentro, y así también quedará limpia por fuera”.

Evangelio según San Mateo 23, 23-26

¿Y qué es de mí sin tí? ¿Qué haré sin tu amistad? Señor eres mi eterno amigo. Tus palabras me guían, Tú estás junto a mí. Tú me das tu paz. Tú estás conmigo.

Vienes, me visitas. Tú estás conmigo de muchas maneras. Vienes en la sonrisa de mi amigo que ha triunfado. Vienes en el llanto de mi amigo que todo lo ha perdido. Vienes en el sufrimiento de mi amigo que vive en la enfermedad. Vienes en mi amigo que vive enamorado. Vienes en el amigo que me abraza en la soledad. Vienes en el amigo que comparte mi alegría. Vienes en el amigo que me consuela en el dolor. Vienes en el amigo que me hace sonreír. Vienes cada día y no te veo Vienes y no te reconozco.

Marcas la diferencia entre mi soledad y tu cercanía. Ayúdame Señor a reconocerte, Ayúdame Señor a amarte. Y en lugar de decirte ¡Ven Señor! Decirte: ¡Voy Señor!

Ernesto Camarena Báez.