16DOM

2° durante el año.
Semana 2ª del Salterio.
Is 62,1-5; Sal 95, 1-3. 7-10ª.c; 1Cor 12, 4-11.

Evangelio según San Juan 2, 1-11

Se celebraron unas bodas en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos. Y, como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino”. Jesús le respondió: “Mujer, ¿qué tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía”. Pero su madre dijo a los sirvientes: “Hagan todo lo que él les diga”. Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una. Jesús dijo a los sirvientes: “Llenen de agua estas tinajas”. Y las llenaron hasta el borde. “Saquen ahora –agregó Jesús– y lleven al encargado del banquete”. Así lo hicieron. El encargado probó el agua cambiada en vino y, como ignoraba su origen, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo y le dijo: “Siempre se sirve primero el buen vino y, cuando todos han bebido bien, se trae el de calidad inferior. Tú, en cambio, has guardado el buen vino hasta este momento”. Éste fue el primero de los signos de Jesús, y lo hizo en Caná de Galilea. Así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en él.

“Dios se mete en lo sencillo, para hacer de lo sencillo lugar de Dios”.

El primer signo que realiza Jesús se da en algo tan sencillo. No comienza sanando enfermos, reviviendo a los muertos o devolviéndole la vista a los ciegos. Falta vino para la boda. Qué vergüenza para los novios. Y Jesús responde. En realidad, la que responde es María. Y lo apura a Jesús. Todavía no es mi hora, dijo él. Pero parece que sí lo era.

El vino es signo de la alegría. Se promete un banquete para el fin de los tiempos. María fue quien supo que no había que seguir esperando porque los últimos tiempos ya estaban presentes en Jesús. Y el gozo se hizo presente en lo cotidiano. Dios se mete en lo sencillo, para hacer de lo sencillo lugar de Dios. El gozo de Dios en el gozo de un novio y una novia.

Todavía no es nuestra hora, aunque este Evangelio nos apura. Nos obliga a buscar ese gozo ahora. A vivir con Dios en lo cotidiano. A contemplarlo en la alegría verdadera que vemos a nuestro alrededor.

Francisco Bettinelli, SJ.
Cuaderno Espiritual. 

Encontra los puntos para tu oración de cada día en el «Cuaderno Espiritual«. Conseguí el tuyo mandando un Whatsapp al +54 9 3425 56-8621 o ingresando en la página de la Editorial Corintios 13