23MIE

De la feria. San Policarpo, obispo y mártir. (ML).
Sant 4, 13-16; Sal 48, 2-3. 6-11.

Evangelio según San Marcos 9, 38-40

Juan le dijo a Jesús: “Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu Nombre, y tratamos de impedírselo porque no es de los nuestros”. Pero Jesús les dijo: “No se lo impidan, porque nadie puede hacer un milagro en mi Nombre y luego hablar mal de mí. Y el que no está contra nosotros, está con nosotros”.

Todas las cosas

La tierra es el único camino que puede llevarnos al cielo. No hay otro. Y la tierra no es una idea, un argumento, una abstracción o un concepto. Ni siquiera es una ley. Es una cosa, una cosa gigantesca, una gran masa de cosas enredada; es un universo.

Y debido a que debemos ser conducidos a Dios por las cosas, ellas tienen por lo tanto dentro de sí todo lo que es necesario para el cumplimiento divino de esta tarea. Es, estrictamente hablando, su papel principal.

A nuestro alrededor, la Providencia ha colocado muchos mensajeros silenciosos que pueden conducirnos sin esfuerzo por caminos de amor a la paz de Nuestro Creador.

El agua, la madera, los peces, el rocío de la mañana, el gallo cantando al amanecer, deben ser capaces de inspirar nuestra oración. Ropa y flores, perfumes y perlas, el viento silbando, el pan sobre la mesa, la jarra, la silla y el techo. Todas estas cosas han sido santificadas, todas estas cosas han sido cargadas de bendiciones e inspiración divina por la Palabra. Y todas ellas nos pueden llevar al Amor de Dios.

Pierre Charles.