25VIE

De la feria. Beata María Ludovica de Ángelis, virgen. (ML).
Sant 5, 9-12; Sal 102, 1-4. 8-12.

Evangelio según San Marcos 10, 1-12

Jesús fue a la región de Judea y al otro lado del Jordán. Se reunió nuevamente la multitud alrededor de él y, como de costumbre, les estuvo enseñando una vez más. Se acercaron a Jesús algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le plantearon esta cuestión: “¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer?”. Él les respondió: “¿Qué es lo que Moisés les ha ordenado?”. Ellos dijeron: “Moisés permitió redactar una declaración de divorcio y separarse de ella”. Entonces Jesús les respondió: “Si Moisés les dio esta prescripción fue debido a la dureza del corazón de ustedes. Pero desde el principio de la creación, ‘Dios los hizo varón y mujer’. ‘Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, y los dos no serán sino una sola carne’. De manera que ya no son dos, ‘sino una sola carne’. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido”. Cuando regresaron a la casa, los discípulos le volvieron a preguntar sobre esto. Él les dijo: “El que se divorcia de su mujer y se casa con otra comete adulterio contra aquélla; y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, también comete adulterio”.

«Vivir las relaciones desde el amor».

En el Evangelio de hoy Jesús nos pone frente a dos posibilidades de vivir las relaciones con los demás. Por un lado, está la posibilidad de vivir las relaciones de una manera que se instrumentaliza a la otra persona; por el otro, vivir las relaciones desde el amor.

Si al finalizar nuestro día hiciésemos una lista de la cantidad de relaciones que hemos tenido a lo largo de la jornada quedaríamos ciertamente impresionados. Contando desde el cajero del supermercado, quien barre la vereda hasta nuestros padres, hermanos y compañeros de comunidad vivimos una vida cargada de relaciones. Jesús nos invita a que estas relaciones estén cargadas de sentido, que no usemos a los demás como simples satisfactores de nuestras necesidades, sino que podamos amarlos absolutamente en su dignidad.

Que nuestro buen Dios nos conceda hoy la Gracia de poder verlo presente en todas las personas con las que nos relacionamos, para que viéndolo ahí aprender a amar.

Joaquín Tabera, SJ.
Cuaderno Espiritual. 

Pausa ignaciana

  1. Pido gracia para conocer: ¿Has podido en el día de hoy ver a Dios en los demás?
  2. Pido luz para ver:  ¿Cómo trataste hoy a los demás? ¿Los has tratado con amor o los has instrumentalizado?
  3. Pido sabiduría para vivir: ¿Con quienes necesitas especialmente cambiar tu manera de relacionarte para no instrumentalizarlos?

Encontra los puntos para tu oración de cada día en el Cuaderno Espiritual. Conseguí el tuyo mandando un Whatsapp al +54 9 3425 56-8621 o ingresando en la página de la Editorial Corintios 13

Esparcir tu fragancia

Jesús mío: ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya; inunda mi alma con tu espíritu y tu vida; llena todo mi ser y toma de él posesión
de tal manera que mi vida no sea en adelante sino una irradiación de la tuya.

Quédate en mi corazón en una unión tan íntima que quienes tengan contacto conmigo puedan sentir en mí tu presencia; y que al mirarme olviden que yo existo y no piensen sino en Ti.

Quédate conmigo. Así podré convertirme en luz para los otros. Esa luz, oh Jesús, vendrá toda de Ti; ni uno solo de sus rayos será mío.

Te serviré apenas de instrumento para que Tú ilumines a las almas a través de mí. Déjame alabarte en la forma que te es más agradable: llevando mi lámpara encendida para disipar las sombras en el camino de otras almas.

Déjame predicar tu nombre sin palabras… Con mi ejemplo, con mi fuerza de atracción con la sobrenatural influencia de mis obras, con la fuerza evidente del amor que mi corazón siente por Ti.

Jhon Henry Newman.

Te invitamos a conocer la vida y la misión espiritual de esta santiagueña, promoviendo la fe y la esperanza de Dios en los pueblos argentinos. Una miniserie de 12 capítulos.
Te invitamos a rezar la novena a partir del día 26 de Febrero.