26DOM

13° durante el año. Semana 1ª del Salterio.
1 Rey 19, 16b. 19-21; Sal 15, 1-2ª. 5. 7-11; Gal 5, 1. 13-18.

Evangelio según San Lucas 9, 51-62

Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cie­lo, Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén y envió men­sajeros delante de Él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron por­que se dirigía a Jerusalén. Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: “Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo para consumir­los?”. Pero él se dio vuelta y los reprendió. Y se fueron a otro pueblo. Mientras iban caminando, alguien le dijo a Jesús: “¡Te seguiré adonde vayas!”. Jesús le respondió: “Los zorros tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recli­nar la cabeza”. Y dijo a otro: “Sígueme”. Él respondió: “Señor, permíteme que vaya primero a enterrar a mi padre”. Pero Jesús le respondió: “Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve a anunciar el Reino de Dios”. Otro le dijo: “Te seguiré, Señor, pero permíteme antes despe­dirme de los míos”. Jesús le respondió: “El que ha puesto la mano en el arado y mira hacia atrás, no sirve para el Reino de Dios”.

«Busca en el corazón algún momento que experimentaste la anchura y profundidad de un horizonte que llenaba de sentido tu vida».

Busca en el corazón algún momento que experimentaste la anchura y profundidad de un horizonte que llenaba de sentido tu vida, como quien descubre el norte hacia el cual orientar toda su energía, sus esfuerzos, sus búsquedas. Quédate saboreando este horizonte, y por supuesto también agradeciéndolo al Señor. Luego, busca en tu corazón algún episodio donde te sentiste rechazado por tu procedencia social y/o por tus creencias y convicciones. Seguramente que, ante esta injusticia, un impulso de ira salió de tus entrañas cual erupción volcánica.

Vivimos enemistades y divisiones. Permanentemente nos rechazamos unos a otros por nuestra forma de pensar, nuestras convicciones y creencias. Si alguien no piensa como yo, es un enemigo a eliminar. Pareciera que la diversidad es amenaza, cuando en realidad es riqueza para compartir. Hoy como ayer, el camino superador sigue siendo el horizonte de la Pascua, que se concreta diariamente en el compartir nuestra vida y construir fraternidad.

Agustín Rivarola, SJ.
Cuaderno Espiritual.

Encontra los puntos para tu oración de cada día en el Cuaderno Espiritual. Conseguí el tuyo mandando un Whatsapp al +54 9 3425 56-8621 o ingresando en la página de la Editorial Corintios 13