04VIE

Viernes después de Ceniza.
(San Casimiro).
Día penitencial, abstinencia.
Is 58, 1-9; Sal 50, 3-6. 18-19.

Evangelio según San Mateo 9, 14-15

Se acercaron a Jesús los discípulos de Juan Bautista y le dijeron: “¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos mucho mientras que tus discípulos no ayunan?”. Jesús les respondió: “¿Acaso los amigos del esposo pueden estar tristes mientras el esposo está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado, y entonces ayunarán”.

Pasar por el desierto 

Hay que pasar por el desierto y quedarse para recibir la gracia de Dios. Aquí es donde nos vaciamos, donde expulsamos todo lo que no es Dios y vaciamos por completo esta casita de nuestra alma para dejar espacio solo para Dios.
(…) Es un tiempo de gracia, es un período en el que toda alma que quiere para dar fruto debe pasar necesariamente. Ella necesita este silencio, este recogimiento, este olvido de toda la creación, en medio del cual Dios establece su reino y forma en ella el espíritu interior: la vida íntima con Dios, la conversación del alma con Dios en la fe, esperanza y caridad.

Más tarde, el alma dará fruto exactamente como se forma en ella el hombre interior. (…) Solo damos lo que tenemos y es en la soledad, en esta vida a solas con Dios solo, en este recuerdo profundo del alma que se olvida de todo para vivir solo en unión con Dios, que Dios es dárselo enteramente al que así se le da por completo. Entrégate por completo a él solo … y él se entregará por completo a ti.

(…) Mira a san Pablo, san Benito, san Patricio, san Gregorio Magno, tantos otros, ¡qué tiempo de meditación y de silencio! Sube más alto: mira a San Juan Bautista, mira a Nuestro Señor. Nuestro Señor no lo necesitaba, pero quería darnos un ejemplo… Devuélvele a Dios lo que es de Dios…

Carlos de Foucauld.

Día séptimo: La imagen del Niño Dios recostado en una cruz, que besaban los ejercitantes al concluir sus Ejercicios

Niño Dios, querido Manuelito, que recostado en la cruz nos muestras el camino de la Salvación, haz que venerando esta sagrada imagen podamos abrazarte como lo hizo nuestra Beata.

Pedimos la gracia que queremos alcanzar.

Rezamos un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria.

Oración pidiendo su pronta canonización:

Señor, que hiciste de María Antonia de San José un modelo de mujer fuerte, entregada a EVANGELIZAR A LOS POBRES y a propagar la práctica de los Ejercicios Espirituales, te pedimos que completes tu obra dándole la corona de los santos, para ejemplo y alegría del pueblo argentino. 

Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén 

Te invitamos a conocer la vida y la misión espiritual de esta santiagueña, promoviendo la fe y la esperanza de Dios en los pueblos argentinos. Una miniserie de 12 capítulos.