22DOM

6° de Pascua. (Santa Rita de Cascia, religiosa). Semana 2ª del Salterio.
Hech 15, 1-2.22-29; Sal 66, 2-3. 5-6.8; Ap 21, 10-14. 22-23.

Evangelio según San Juan 14, 23-29

Durante la última Cena, Jesús dijo a sus discípulos: El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él. El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió. Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho. Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman! Me han oído decir: “Me voy y volveré a ustedes”. Si me amaran, se alegrarían de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es más grande que Yo. Les he dicho esto antes que suceda, para que cuando se cumpla, ustedes crean.

«El signo de la acción del Espíritu es aquello que vemos y vivimos en paz, en su paz, la consolación».

Juan nos ubica estas palabras de Jesús dentro de su larga despedida. En este párrafo le responde a la pregunta de Judas -no el Iscariote- acerca de porqué se manifestaría a ellos, sus discípulos y no al mundo (v22).

Jesús le responde que es el amor que circula en la comunidad, siguiendo la misma dinámica que Él tiene con el Padre, la que manifiesta su presencia. Ese amor es la manifestación del Espíritu, que vivido por la comunidad hace presente a Cristo y al Padre, revelando el modo de vida y vínculo que Dios quiso desde siempre para nosotros.

El signo de la acción del Espíritu es aquello que vemos y vivimos en paz, en su paz, la consolación. Con ella, los temores, dudas, inquietudes ante lo que nos sucede y sucede en el mundo no nos quita el gozo y el deseo de seguir creciendo juntos.

Fernando Cervera, SJ.
Cuaderno Espiritual. 

Encontra los puntos para tu oración de cada día en el Cuaderno Espiritual. Conseguí el tuyo mandando un Whatsapp al +54 9 3425 56-8621 o ingresando en la página de la Editorial Corintios 13

Cuento contigo

Cuento contigo, me dices cuando me envías y sigues andando.
Cuento contigo para que lleves mi Reino que también es para ti.
Cuento contigo hasta con tus sorderas, cegueras y parálisis.
Cuento contigo porque quiero necesitarte… es mi modo de ser Mesías.

Cuento contigo para que, aunque mojado y con miedo, juntos caminemos sobre el agua.
Cuento contigo porque necesito tus redes vacías para seguir pescando.
Cuento contigo para que cuando no sepas que decir me sigas anunciando.

Cuento contigo para que desde tu perplejidad brote una nueva mirada contemplativa.
Cuento contigo para que entre tanta pasión volvamos a resucitar.
Cuento contigo porque las pobrezas y exclusiones nos duelen cada vez más.
Cuento contigo para que en las fronteras vibren y latan tu vida y la mía.

Marcos Alemán, SJ.