18MAR

San Lucas, evangelista. (F).
2Tim 4, 10-17; Sal 144, 10-13. 17-18.

Evangelio según San Lucas 10, 1-9

El Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir. Y les dijo: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados, que envíe trabajadores para la cosecha. ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino. Al entrar en una casa, digan primero: ‘¡Que descienda la paz sobre esta casa!’. Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes. Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la gente: ‘El Reino de Dios está cerca de ustedes’”.

Oración a San Lucas

Bien amado San Lucas,
tú que acompañaste a Jesús,
nuestro Maestro y Salvador,
y con la doctrina de tu Palabra,
nos has dado detalles de la humanidad,
bondad, compasión y divinidad de Él,
tú que has estado siempre inspirado
por el divino Espíritu del amor;
tu que demostraste el afecto más puro
por la Santísima Virgen María
y, con devoción, plasmaste en lienzo su bello rostro;
tú que por amor a los más necesitados
como médico sanabas sus cuerpos
y como hombre compasivo sus almas,
enséñame a encontrar la salud de mi alma y corazón.

San Lucas, médico glorioso,
pide al Señor me conceda
lo que por amor, con mucha fe y viva esperanza
solicito en esta oración:
(pedir lo que se quiere conseguir).

San Lucas amoroso,
escucha y remedia nuestros desesperados problemas,
danos tu auxilio y protección
enséñanos a amar al Señor,
a la Santísima Virgen María y a su amado Hijo,
ayúdanos a hacer siempre el bien a nuestros hermanos,
como tú lo hiciste.

Por Jesucristo nuestro Señor.

Amén.