Retiro de un día en la vida cotidiana

Rezar con el método ignaciano de oración

Presentación

Hola y bienvenido a este nuevo espacio del retiro de un día on line que vamos a realizarlo juntos

Aquí te invitamos a realizar un peregrinar interior que durará todo un año. No es un curso de espiritualidad ni de teología, sino una experiencia de encuentro personal con el Señor en lo más profundo de nuestro ser. Por eso lo llamamos peregrinar interior porque poco a poco iremos adentrándonos en el misterio de su presencia que lo inunda todo.

En este lugar encontrarás el material para tu oración de cada mes, textos de apoyo y otros recursos que serán de utilidad para tu tiempo de oración.

Cada mes aparecerá el material de retiro correspondiente para que lo realices cuando tú puedas. La propuesta es que lo hagas al comienzo de cada mes, pero estamos seguros que encontrarás el mejor tiempo y espacio para estar a solas con Él.

Por ahora tienes algunas indicaciones que te invitamos a leer y descargar. Te recomendamos leer sobre todo las “Claves para el retiro” y los “Pasos de la oración”.

De deseamos que en este 2022 tengas un Buen Camino!

Equipo
Sabiamente Ignorante.

¿Cómo realizar este Retiro Espiritual de un día en la vida cotidiana?

La propuesta es muy sencilla y está pensada para que puedas realizarlo en algún momento del día en el que puedas estar a solas.

El primer día de cada mes subiremos el material correspondiente para el retiro que podrás descargarlo y rezar cuando puedas.

Este material podrás utilizarlo de modo personal o compartirlo con otras personas, con tu grupo de amigos, capilla o parroquia, y rezar juntos. Pueden juntarse un sábado o domingo en algún lugar para rezar.  Esto ayuda muchísimo para crear y fortalecer la comunidad.

También tendrás a disposición otros materiales que te servirá de apoyo y ayuda para que puedas realizar el retiro como, por ejemplo, los pasos de la oración y el examen de oración.

A continuación, te ofrecemos algunos aspectos que son importante para comprender el proceso del retiro espiritual que te ofrecemos.

Claves para el retiro de un día.

Léelos tranquilos para comprender y asimilar la propuesta que te hacemos de retiro mensual.

Los deseos: Conviene entrar en los Ejercicios “con grande ánimo y liberalidad” (Ignacio) ya que “Dios es amigo de ánimas animosas” (Teresa). Importa mucho desear vivir la experiencia a fondo y disponerse a encontrarse con Dios de la manera en que él quiera. Te invitamos a dejar que sea Él quien te encuentre y que tú te dejes encontrar.

La interioridad: Ignacio te propone a lo largo de todo el itinerario espiritual el “conocimiento interno” en el que tendrás que adentrarte tanto en lo profundo de su ser como en el de Dios. No se trata de un conocimiento racional, sino afectivo. Tener experiencia de Dios es muy distinto a saber muchas cosas de Él.

El silencio: San Ignacio dice que “tanto más se aprovecharán los Ejercicios cuanto se aparte de amigos y conocidos y de toda solicitud terrena, así como cambiándose de casa y cuanto más secretamente pudiere” [EE 20]. Es fundamental para esto acallar los ruidos internos y externos. El retiro de un día es una propuesta de silencio que cada uno tendrá que adaptarlo a su situación personal.

El esfuerzo: “El que toma los ejercicios que trabaje para alcanzar la cosa que busca” [EE11]. Esto significa que cada uno tiene que poner de su parte, los medios a su alcance, para disponerse interiormente al silencio y la soledad. Como dijimos anteriormente, en la medida y posibilidad que cada uno tiene y puede.

Los afectos: Ignacio pide no buscar un conocimiento intelectual sino afectivo de Dios: “No el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar de las cosas internamente”, “Los actos de la voluntad requieren de nuestra parte mayor reverencia que cuando usamos el entendimiento”. [EE 2] No se trata tanto de saber cosas de Dios, sino de gustar, sentir, saborear, internalizar afectivamente su Palabra.

La mística: Para San Ignacio es muy importante privilegiar el encuentro íntimo y personal con Dios, por eso aconseja al que da los Ejercicios Espirituales procurar: “Que el mismo creador y señor se comunique al alma devota, abrazándola en su amor y alabanza” [EE 15].

El orden: Todo esto para alcanzar el objetivo de los ejercicios ignacianos: “Preparar y disponer el alma para quitar afecciones desordenadas”, “Vencerse a sí mismo y ordenar la vida sin determinarse por afección desordenada” [EE1]. De esta manera no nosotros sino Dios pasa a ser el Señor de nuestra vida.

Ignacio está convencido de que Dios quiere comunicarse con la criatura: “en los tales ejercicios espirituales más conviene y es mucho mejor, al buscar la divina voluntad, que el mismo Criador y Señor se comunique con el alma, abrazándola en su amor y alabanza y disponiéndola por la vía que mejor podrá servirle adelante. De manera que el que da los Ejercicios deje inmediate obrar al Criador con la criatura, y a la criatura con su Criador y Señor” [EE 15].

Pasos para la oración

[1] Disponerse

Busca un lugar tranquilo y agradable que ayude a la concentración. Escoge el texto del mes que te proponemos. Define y sé fiel al tiempo que destines a tu oración. Encuentra una buena posición corporal cómoda.

[2] Prepararse

Respira lenta y suavemente acallando el ruido interior y exterior. Toma conciencia de que estás en la presencia de Dios y haz la señal de la cruz. Repite varias veces esta oración: “Señor, que todos mis pensamientos, sentimientos, y deseos estén únicamente ordenados a tu servicio y amor”.

[3] Pedir la gracia

Pide la gracia que deseas conseguir en esta oración. Luz…para comprender; Paz…para aceptar, Amor….para perdonar; Sabiduría…para actuar.

[4] Meditar

Lee el texto lentamente deteniéndote en las palabras que más resuenan en tu interior.

Reflexiona por qué esta palabra, frase o idea llama tu atención. Ten confianza y dialoga con Dios como un amigo: habla, escucha, piensa, pide, alaba, pregunta…haz silencio para oír.

Presta atención a los sentimientos que estás experimentando en la oración.

[5] Reconocer

Una vez terminada la oración, toma nota de tu encuentro con Dios.

¿Qué resonó más fuerte en tu oración?

¿Cuál fue el texto (palabra, frases o imágenes) más significativo?

¿Qué sentimientos predominaron (paz, alegría, esperanza, amor o tristeza, soledad, angustia, dolor)

¿Te sentiste cuestionado por Dios? ¿Te sientes invitado a realizar alguna acción o algún cambio en tu vida?

Enero

Actitud de Agradecimiento

«Y sucedió que, de camino a Jerusalén, pasaba por los confines entre Samaria y Galilea, y, al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia y, levantando la voz, dijeron: ¡Jesús, Maestro, ¡ten compasión de nosotros! Al verlos, les dijo: Vayan a presentarse a los sacerdotes. Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios. Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz; y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano. Tomó la palabra Jesús y dijo: ¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate y vete; tu fe te ha salvado.»

Lc. 17, 11-19

Petición

«Señor, concédeme la gracia de ser agradecido con el don de la vida»


Descargar retiro completo

Música del mes

Febrero

Aprender

«Aquel mismo día dos de los discípulos iban a una aldea llamada Emaús, que estaba como a once kilómetros de Jerusalén. Conversaban entre sí acerca de todas estas cosas que habían acontecido. Y mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se acercó y caminaba con ellos. Pero sus ojos estaban velados para que no Lo reconocieran. Y Él les dijo: “¿Qué discusiones (palabras) son estas que tienen entre ustedes mientras van andando?” Y ellos se detuvieron, con semblante triste. Uno de ellos, llamado Cleofas, Le dijo: “¿Eres Tú el único visitante en Jerusalén que no sabe las cosas que en ella han acontecido en estos días?” “¿Qué cosas?” les preguntó Jesús. Y ellos Le dijeron: “Las referentes a Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo; y cómo los principales sacerdotes y nuestros gobernantes Lo entregaron a sentencia de muerte y Lo crucificaron. Pero nosotros esperábamos que Él era el que iba a redimir a Israel. Además de todo esto, éste es el tercer día desde que estas cosas acontecieron. “Y también algunas mujeres de entre nosotros nos asombraron; pues cuando fueron de madrugada al sepulcro, y al no hallar Su cuerpo, vinieron diciendo que también habían visto una aparición de ángeles que decían que Él vivía. “Algunos de los que estaban con nosotros fueron al sepulcro, y lo hallaron tal como también las mujeres habían dicho; pero a Él no lo vieron.» Entonces Jesús les dijo: “¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! “¿No era necesario que el Cristo (el Mesías) padeciera todas estas cosas y entrara en Su gloria?» Comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, les explicó lo referente a Él en todas las Escrituras. Se acercaron a la aldea adonde iban, y El hizo como que iba más lejos. Y ellos Le insistieron, diciendo: “Quédate con nosotros, porque está atardeciendo, y el día ya ha declinado.” Y entró a quedarse con ellos. Al sentarse a la mesa con ellos, Jesús tomó pan, y lo bendijo; y partiéndolo, les dio. Entonces les fueron abiertos los ojos y Lo reconocieron; pero El desapareció de la presencia de ellos. Y se dijeron el uno al otro: “¿No ardía nuestro corazón dentro de nosotros mientras nos hablaba en el camino, cuando nos abría las Escrituras?” Levantándose en esa misma hora, regresaron a Jerusalén, y hallaron reunidos a los once apóstoles y a los que estaban con ellos, que decían: “Es verdad que el Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón.”»

Lc. 24,13-34

Petición

«Señor, concédeme la gracia de sacar un aprendizaje de los acontecimientos de mi vida»


Descargar retiro completo

Música del mes

Marzo

Recibir

«Y todo aquel que dé de beber tan sólo un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, por ser discípulo, os aseguro que no perderá su recompensa.» (Mateo 10,42). «Juan les respondió: “Ningún hombre puede recibir nada si no le es dado del cielo.»

Jn 3, 27

Petición

«Señor, concédeme la gracia de sacar un aprendizaje de los acontecimientos de mi vida»


Descargar retiro completo

Música del mes

Abril

Callar

¿Qué es callar?

«Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntó: ¿De qué hablaban por el camino? Se quedaron callados, porque por el camino habían estado discutiendo quién era el más importante. Se sentó, llamó a los Doce, y les dijo: El que quiera ser el primero, que se haga el último y el servidor de todos.»

Mc. 9, 33-35

Petición

«Señor, concédeme la gracia de descubrir el valor del silencio»


Descargar retiro completo

Música del mes

Mayo

Admirarse

¿Qué es admirarse?

«Mi alma canta la grandeza del Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador, porque ha mirado la pequeñez de su servidora»

Lc. 1, 46-48

Petición

«Señor, concédeme la gracia de descubrir el valor del silencio»


Descargar retiro completo

Música del mes

Junio

Buscar

«En conclusión, no se angustien pensando: ¿qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿con qué nos vestiremos? Todo eso buscan ansiosamente lo paganos. Pero el Padre del cielo sabe que ustedes tienen necesidad de todo aquello. Busquen primero el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás lo recibirán por añadidura.»

Mt. 6, 31-33

Petición

«Señor, concédeme la gracia de vivir en la verdad»


Descargar retiro completo

Música del mes

Julio

Comprender

«Después de haber lavado los pies, se puso el manto, volvió a la mesa y les dijo: “¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes?” Ustedes me llaman Maestro y Señor, y tienen razón, porque lo soy. Si yo, que soy el Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros».

Jn. 13, 12-14

Petición

«Señor, concédeme la gracia de vivir en la verdad»


Descargar retiro completo

Música del mes

Agosto

Conocerse

«Cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos contestaron: Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, que es Elías; otros, Jeremías o algún profeta. Él les dijo: Y ustedes. ¿Quién dicen que soy?».

Mt. 16, 13-15

Petición

«Señor, concédeme la gracia de conocerte y conocerme»


Descargar retiro completo

Música del mes

Septiembre

Adoración

«Miren cómo crecen los lirios: no trabajan ni hilan. Sin embargo, les digo que ni siquiera el rey Salomón, con todo su lujo, se vestía como uno de ellos. Pues si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, ¡cuánto más habrá de vestirlos a ustedes, gente falta de fe! Por tanto, no anden afligidos, buscando qué comer y qué beber. Porque todas estas cosas son las que preocupan a la gente del mundo, pero ustedes tienen un Padre que ya sabe que las necesitan. Ustedes pongan su atención en el reino de Dios, y recibirán también estas cosas».

Lc. 12, 27-31

Petición

«Señor, haz que vea»


Descargar retiro completo

Música del mes

Octubre

Despiertos

«Velen (Estén alerta), pues no saben ni el día ni la hora. Porque el reino de los cielos es como un hombre que, al emprender un viaje, llamó a sus siervos y les encomendó sus bienes».

Mt. 25, 1-13

Petición

«Señor, hazme consciente de tu presencia»


Descargar retiro completo

Música del mes

Noviembre

Todo tiene su tiempo

Diciembre

Todo tiene su tiempo

¿A qué nos invita San Ignacio en sus Ejercicios Espirituales?

Antes que nada, debes saber que el retiro de un día sigue el mismo método de oración que San Ignacio propone en los Ejercicios Espirituales que buscan ordenar la vida… “quitar afecciones desordenadas” y salir “del propio amor, querer e interés” para identificarnos cada vez más con Jesús y buscar como él la voluntad de Dios. Ese es su modo de unirnos con Dios, cumpliendo su voluntad, viviendo su misión.
Para encontrar la voluntad de Dios Ignacio propone recorrer un proceso que pasa por disponernos interiormente al encuentro con Dios, purificar y ordenar nuestros afectos, para conocer internamente el modo de vida de Jesús, y buscar la forma personal de seguirlo en nuestra propia realidad.
Este camino espiritual que nos propone san Ignacio en los Ejercicios Espirituales es el que vamos a transitar en el retiro de un día.
Que tengas un ¡Buen Camino!