27MAR

San Vicente de Paúl, presbítero. (MO).
Jb 3, 1-3. 11-17. 20-23; Sal 87, 2-8.

Evangelio según San Lucas 9, 51-56

Cuando estaba por cumplirse el tiempo de su elevación al cielo, Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén y envió mensajeros delante de él. Ellos partieron y entraron en un pueblo de Samaría para prepararle alojamiento. Pero no lo recibieron porque se dirigía a Jerusalén. Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: “Señor, ¿quieres que mandemos caer fuego del cielo para consumirlos?”. Pero él se dio vuelta y los reprendió. Y se fueron a otro pueblo.

Oración a San Vicente de Paul

Oh glorioso san Vicente de Paul,  que tuviste un corazón grande y comprensivo, que desbordabas amor, entrega y servicio, y por ello fuiste llamado padre de los pobres; tú que inundado por el Espíritu de la Caridad viste la imagen de Jesucristo en cada persona doliente, marginada y necesitada, y con ellos fuiste atento, cariñoso, misericordioso y previsor; tú que tanto te preocupaste por los menos favorecidos y pasabas los días pensando solo en ellos, mira nuestras carencias y danos tu amor y caridad.